¿Buscas tener un puesto profesional en el que puedas desarrollarte, cambiar de ambiente laboral o ascender dentro de tu organización?

En las siguientes líneas te explicamos cuáles son las habilidades que las empresas apreciarán al momento de reclutar con miras hacia 2020.

Como miembro de la fuerza laboral actual, hoy tienes más peso en los procesos de reclutamiento, selección y contrataciones que hacen los empleadores. Como nunca antes, las empresas están definiendo perfiles de cargo según las características de los profesionales disponibles en el mercado hoy.

En particular debido a la diversa oferta de trabajadores de distintas generaciones que coincide ahora en el mercado; el sector laboral global estaría conformado en 2020 por 35% de millennials, 35% de generación X, 24% de centennials y 6% de baby boomers, según proyecciones del grupo de servicios laborales ManpowerGroup.

En este panorama, tus habilidades blandas (soft skills) tienen tanta importancia como tus habilidades técnicas (hard skills). Es la combinación entre estos dos tipos lo que te hace un candidato apto (o no) para los puestos de trabajo que surgen.

¿Quieres verte atractivo ante los ojos de tus futuros empleadores? Pon atención a lo que las empresas estarán buscando al contratar en 2020.

 

¿Conoce las oportunidades laborales que aparecen una vez obtienes el título profesional?

 

8 cualidades y conductas que las empresas contratarán en 2020

La integración de la tecnología en todos los sectores productivos y el surgimiento de nuevas generaciones de profesionales (y de consumidores) que son nativos digitales están transformando las condiciones de trabajo de manera acelerada.

Hablamos de empleos conectados, que se desarrollan parcial o completamente a distancia, que buscan que exista mayor compatibilidad entre la vida personal y la laboral y que se realicen con un propósito relevante tanto para los clientes como para los trabajadores. Por lo mismo, los empleadores demandan que te desempeñes con:

1. Autonomía.

Las estructuras verticales de trabajo serán cada vez menos comunes. Por lo mismo, muy probablemente no tendrás un “superior” vigilando tu productividad y eficiencia.

En este sentido, tu responsabilidad es crucial: destacas si tomas la iniciativa para generar acciones y si ofreces soluciones ante los problemas que surgen.

2. Flexibilidad.

Este atributo es amplio, pues abarca actitud (que sepas adaptarte a cambios en las metodologías o migrar fácilmente entre un software y otro) y funcionalidad (tu capacidad de moverte entre puestos de trabajo).

3. Autogestión.

Tu capacidad de generar tus propios métodos de trabajo para obtener mejores resultados es algo muy bien visto por los empleadores.

Además, si trabajas de manera remota de manera total o parcial, serás tú quien tenga la responsabilidad de gestionar tus tiempos con tal de conseguir los objetivos que establezca la organización.

4. Comunicación.

Primero hablamos de asertividad: tu habilidad para comunicarte claramente, utilizando los canales adecuados y en el tiempo debido, así como para escuchar con atención. Parece obvio, sin embargo es una cualidad menos común de lo que piensas.

Por otra parte, si la tecnología te es fácil ya ganaste mucho terreno, pues seguramente necesitas mantener comunicación con tu equipo y con los clientes, si fuera el caso, utilizando diferentes plataformas digitales.

Además, si hablas por lo menos un segundo idioma (inglés sigue siendo el más común) tus probabilidades de encontrar un mejor trabajo o ascender se potencian.

5. Tecnología.

La transformación digital llegó para quedarse. Por eso, mientras más habituado estés a trabajar apoyándote en avances tecnológicos, tu perfil profesional será más completo.

Piensa que las herramientas digitales te sirven no solo para comunicarte, sino que para hacer investigaciones, obtener información a partir de la acumulación y análisis de datos, desarrollar proyectos colaborativos y generar procesos.

Por lo mismo, si desde tus estudios te acostumbras a trabajar con ayuda de la tecnología, será más sencillo para ti desenvolverte con éxito en el ámbito profesional.

 

¡Quiero más información!

 

6. Creatividad.

El pensamiento creativo es la clave de la innovación. Aquí es cuando tus lecturas, gustos musicales, aficiones, formación complementaria y actitud de riesgo enriquecen tu perfil y te hacen un candidato que destaca.

Utiliza tu creatividad sin miedo. Motívate a experimentar tanto como te sea posible y contagia a tus compañeros de equipo. De esta forma obtendrás resultados inesperados y producirás cambios que favorezcan a la empresa, a los clientes y, seguramente, a ti mismo.

7. Colaboración.

Tu capacidad para trabajar en equipo también será muy valorada si consideras que las nuevas organizaciones, como decíamos anteriormente, comenzarán a operar con estructuras menos verticales y más a manera de redes que desarrollan proyectos.

Por lo tanto, como explica el Observatorio RRHH, las habilidades de colaboración, de forma presencial y en remoto, serán muy buscadas para muchos de los empleos del 2020.

8. Aprendizaje continuo.

La mejora continua y el auto aprendizaje te brindan mejores probabilidades de desarrollo profesional.

Especialízate en aspectos técnicos propios de tu ámbito para crecer y diversifica tus conocimientos para expandir tu perfil y puedas acceder a otros sectores si lo deseas.

Considera que el aprendizaje continuo es necesario para que evoluciones al mismo ritmo que lo hace la industria y seas siempre una pieza clave en cualquier equipo de trabajo.

¡Desarrolla tus habilidades según lo que buscan las empresas!

El mundo laboral cambia rápidamente y tu mejor opción para aprovechar esto es una preparación constante. Ahora que estás consciente de esta realidad, enfócate en nutrir las habilidades que ya tienes y atender las que consideras que aún necesitas desarrollar.

cta estudiar online

Temas: recursos humanos, empleabilidad, éxito