Volver a estudiar es una aventura que requiere de planificación y organización. Deja los miedos y conoce algunas recomendaciones te ayudará a tener éxito en este nuevo desafío.

No importa la edad que tengas cuando se trata de aprender, más aún, considerando que actualmente la tecnología fomenta el aprendizaje constante para tu crecimiento personal y profesional.

De hecho, muchos adultos, sin importar la edad, vuelven a estudiar después de años de haber terminado el colegio. Según da a conocer un informe del Servicio de Información de Educación Superior del Mineduc, existe una tendencia al alza en el promedio de edad para obtener el título de pregrado. En 2019,  por ejemplo, fue de 27,5 años: la edad más alta en el periodo que se analizó (2008 y 2018). 

Así que si después de varios años, quieres convertirte en estudiante de educación superior, es momento de que conozcas estos consejos para que lo logres:

Antes de regresar a la escuela

1. Genera una red de apoyo

Para equilibrar tus estudios con el trabajo y la vida familiar, debes contar con una red de personas que sean tu soporte en esta etapa: ¿Cómo generarla?

  • Con tu familia y amigos. Comunícale a tu pareja tus planes de continuar tus estudios para que juntos encuentren la forma de enfrentar esta etapa, sin olvidarse de pasar tiempo familia. También, pídele apoyo a tus amigos para cuando necesites un consejo o un tiempo de relajación.
  • Con tu jefatura y compañeros de trabajo. Tus colegas y jefes directos deben estar al tanto de tu decisión de estudiar. Así, cuando requieras permisos especiales o cierta flexibilidad, podrás contar con su apoyo. Incluso, ya que muchas empresas fomentan el estudio de sus trabajadores, podrías acercarte a RR.HH. y consultar por ayuda financiera.

2. Organiza tu logística y horarios

Si en general no eres alguien que administre bien su tiempo, ahora es el momento para que lo hagas. Dada la cantidad de responsabilidades que tendrás, es importante que manejes bien tus horarios para trabajar, estudiar y también para descansar. Por lo mismo, evalúa:

  • El tiempo de traslado desde tu trabajo a la casa de estudios que elijas.
  • La locomoción disponible al término de tus clases.
  • Los horarios en los que se desarrollarán tus clases siendo estudiante diurno o vespertino.

Por otro lado, si eres desempleado pero estás buscando trabajo, considera un empleo flexible que te permita trabajar en las mañanas para estudiar en las tardes o viceversa.

3. Busca una casa de estudios que te apoye

No sacas nada con entrar a estudiar a una institución que no esté enfocada en estudiantes que trabajan. Por ello es necesario que primero hagas una evaluación.

¿Podrás revisar tu asistencia, calificaciones y material de clases de manera online o telefónica o tendrás que consultarlo siempre de manera presencial? ¿Contarás con tutores o apoyo académico en el caso de que tengas dificultad con algunas áreas dado el tiempo que estuviste alejado de las aulas? Si las respuestas son negativas, entonces ta vez deberías seguir buscando.

Es elemental que averigües por anticipado qué facilidades ofrece la institución a la que consideres inscribirte y qué beneficios para estudiantes trabajadores otorga.

Una vez que estés estudiando

1. Forma un grupo de estudio

Teniendo un equipo de compañeros de estudio responsable y con intereses afines, podrás intercambiar apuntes, prepararte mejor para las pruebas y contar con ayuda para seguir aprendiendo.

2. Descubre la manera de cómo aprendes y aplícala

Ya sea leyendo, escuchando audios o incluso a través de vídeos, debes identificar de qué manera aprendes más rápido para que lo apliques cuando estudies. Puedes realizar el test “Estilos de Aprendizaje” de Psicoactiva para conocer las estrategias que, según tu personalidad e intereses, te conviene aplicar más al estudiar.

3. Haz todo lo que pueda llevarte al éxito académico

Muchas veces la deserción en educación superior se relaciona con problemas económicos o frustración por el rendimiento académico, según lo explica el Diario Concepción. Es más, un 30% de los alumnos que ingresa a la educación superior deserta de su carrera durante el primer año.

Para evitar esto:

  • Interactúa con tus docentes cada vez que tengas dudas: pregunta en clases, envía consultas por email y, si es necesario, pide horas extra con aquellos para comprender más esos ramos en los que tienes dificultad. Si tu casa de estudio cuenta con tutores, pídeles consejos.
  • Planifica con tiempo tu material de estudio y busca lugares donde te concentres: por ejemplo, bibliotecas, salas de estudio o un espacio en tu hogar. De esta manera te harás el hábito de estudio que quizás has perdido con el paso de los años. En Lifeder puedes revisar algunos trucos para estudiar mejor para un examen.
  • Si estás con problemas económicos, acércate al área de asuntos estudiantiles: aquí te podrán decir qué hacer para solventar tus estudios y no dejarlos.

¿Preparado para volver a estudiar?

Si deseas estudiar una carrera de educación superior ahora es el momento para ponerte en acción, así, en el corto plazo darás un salto definitivo en tu empleo o podrás dedicarte a tu verdadera vocación.

Equilibrar tus estudios, trabajo y vida familiar no será una tarea fácil, pero lo lograrás en la medida en que te organices con responsabilidad y compromiso. ¡Apuesta por ti y demuéstrate que puedes lograr lo que te propongas!

¡Aclárate aquí!

Temas: Estudiar presencial

Post relacionados

Ventajas y dificultades de estudiar presencial mientras trabajas

Ventajas y dificultades de estudiar presencial mientras trabajas

Un cuestionamiento recurrente de quienes trabajan y quieren estudiar es si realmente podrán lidiar con ambas actividades...

Leer Más