Inscribirte a una carrera a distancia tras varios años lejos del entorno académico representa un reto que, bien vale la pena enfrentar, considerando los beneficios que tiene para tu crecimiento profesional. Por eso, preparamos algunos consejos para volver a estudiar en la edad adulta con esta modalidad de aprendizaje.

Sabemos que el hecho de retomar clases puede ser un poco abrumador, sobre todo, cuando se trata de estudiar siendo una persona que ya se encuentra trabajando, debido a que vas a requerir mucha organización para cumplir con ambas responsabilidades y equilibrarlas con tu vida personal. 

Sin embargo, todo esfuerzo vale la pena si consideras que la formación profesional te ayudará a destacar en tu área y acceder a mejores condiciones económicas pues, de acuerdo con el Banco Mundial, los ingresos por hora aumentan 9% por cada año de educación

Así que si, lo que buscas es enriquecer tus conocimientos teóricos y prácticos para posicionarte mejor en el mercado laboral, ascender de puesto o incrementar tus ingresos, prepárate con las siguientes recomendaciones. 

1. Busca tu motivación

¿Qué te impulsó a seguir aprendiendo? La decisión de volver a estudiar no se toma de la noche a la mañana; si elegiste hacerlo en esta etapa de tu vida es porque quieres conseguir algo. Sea que quieras escalar a un mejor puesto u obtener un incremento salarial; lo importante es que definas tu motivación y la tengas siempre presente para conseguir tu objetivo. 

2. Establece metas y objetivos

Una vez definida tu motivación, tendrás que elegir las metas y objetivos que te acercarán a ella. Para ello, primero es importante distinguir estos conceptos: las metas son acciones generales que quieres alcanzar, por ejemplo, terminar una carrera; mientras que los objetivos son acciones puntuales que te ayudarán a llegar a dicha meta, (aprobar una asignatura, entregar un trabajo, completar una clase).

Para que tengas claridad sobre tus objetivos, asegúrate de establecerlos siguiendo el criterio SMART, una metodología que te permite tener presentes los elementos indispensables para definirlos, señala la agencia Inbound Cycle:

  • (S) Específicos: objetivos bien claros y concretos.
  • (M) Medibles: relacionados a un valor numérico.
  • (A) Alcanzables: realistas y posibles de alcanzar.
  • (R) Relevantes: que contribuyan a tu meta.
  • (T) Definidos en el tiempo: con una fecha límite, esto te ayudará a evitar distracciones y planificar mejor tu día a día.

3. Olvídate de prejuicios

Cada vez es más común encontrar personas de diferentes edades cursando carreras tanto técnicas como profesionales, por lo que estudiar siendo adulto no es algo negativo, al contrario, es una oportunidad para enriquecer tu formación con nuevos conocimientos y habilidades que te ayudan a crecer profesionalmente. 

4. Acepta el cambio 

Este punto está relacionado al anterior, pues dejar a un lado los prejuicios implica estar abierto a los cambios que enfrentarás.  

El aprendizaje en línea conlleva el uso de tecnologías y la adaptación a nuevas modalidades de clase, así que tendrás que ser flexible y pedir ayuda a los demás cuando te enfrentes a nuevos temas o a las plataformas online que se utilizan en este tipo de cursos. 

5. Familiarízate con los hábitos de estudio

No todas las personas estudian de la misma manera, por lo que parte de tu responsabilidad es encontrar el método de estudio más adecuado y utilizarlo durante tu formación profesional. Puedes hacerlo siguiendo estas recomendaciones que comparte la escritora Isabel C. Franco en su libro “Volver a estudiar en la edad adulta: técnicas y consejos”:

  • Toma notas en tu cuaderno de lo que leas.
  • Realiza la lectura del tema y anota lo que recuerdes.
  • Grábate leyendo tus notas y escúchalas mientras realizas otra actividad.
  • Reúnete virtualmente con tus compañeros para intercambiar aprendizaje.
  • Haz esquemas o dibujos que te ayuden a recordar lo que estudias.
  • Elabora resúmenes de cada tema y explícalo con tus propias palabras. 

6. Planifica una nueva rutina

Estudiar a edad adulta implica mayor organización, pues representa una responsabilidad adicional en tu día a día, así que elabora una planeación con tus horarios y nuevas actividades y respétala para seguir cumpliendo con tus compromisos laborales y personales. 

Puedes crear un horario en el que asignes un tiempo para estudiar, considerando tus otras responsabilidades, descansos, momentos de dispersión y comidas. En este punto te recomendamos priorizar las materias más difíciles, pues son las que requieren más tiempo y atención.

7. Compara planes de estudio

Ahora bien, elegir correctamente el programa que vas a estudiar es fundamental para comenzar esta etapa. Ten en cuenta el tiempo que dedicarás a esto y la meta que quieres alcanzar al continuar con tu formación profesional.

Asegúrate de investigar las opciones que tienes y aclarar todas tus dudas para elegir la carrera indicada de acuerdo a tu meta, presupuesto y disponibilidad de tiempo.

En IPLACEX contamos con una amplia oferta académica de carreras profesionales a distancia que conjugan la flexibilidad, accesibilidad, pertinencia y efectividad para brindarte la posibilidad de seguir tu formación profesional sin perjudicar tus actividades laborales. Para planificar con tiempo tu ingreso y organizar tu rutina, revisa las fechas de admisión y actividades importantes aquí.

Que nada detenga el camino hacia tu meta

Saber cómo regresar a estudiar después de un tiempo no es fácil, pues ahora debes considerar tu trabajo y responsabilidades personales. Sin embargo, con los consejos que te compartimos podrás retomar tus estudios con objetivos claros para mejorar profesionalmente y acceder a mejores oportunidades laborales.

Guía: Por qué estudiar online es la mejor opción

Temas:

Temas: estudio