por Darío Ledesma de Castro / mayo 28, 2020 / Temas: educacion, Noticias

Tras el impacto de la actual crisis sanitaria en el sistema educativo chileno, nuestro país se encuentra avanzando de forma vertiginosa hacia la integración de la modalidad online en el currículum de la mayoría de las instituciones educativas. Sin embargo, los principales referentes en el desarrollo de esta modalidad de formación siguen siendo Estados Unidos y Europa, donde su crecimiento ha sido exponencial durante los últimos años.

En Estados Unidos, gran parte del crecimiento en la oferta de programas y la credibilidad de los modelos de aprendizaje online han sido impulsados en la última década por algunos de los colegios y universidades más conocidos del país. Al mismo tiempo, las instituciones de educación superior con mayor matrícula de programas online no han sido, necesariamente, las que tienen una mayor experiencia y tradición en la modalidad (Seaman, Allen y Seaman, 2018).

Según los datos del Departamento de Educación de EE. UU., la oferta de programas online se concentra en las áreas de administración y negocios, salud, educación e informática (disciplinas académicas que también reúnen gran parte de toda la matrícula de educación superior, incluyendo los programas presenciales). Solo estas cuatro áreas representan más del 60% de todos los programas 100% online del país, datos que son similares a la realidad chilena con la única excepción de los programas de salud, donde aún no existe tanta oferta en modalidad a distancia.

Si consideramos el modelo de entrega y la tecnología utilizada, la mayoría de cursos online se han desarrollado históricamente con una entrega asincrónica, en la que los estudiantes interactúan y acceden a materiales (videos pregrabados, foros de discusión, proyectos grupales y lecturas) sin necesidad de un horario específico. Según una reciente encuesta realizada a directores de educación online de casi 300 colegios y universidades (Legon, Garrett y Fredericksen, 2019), esta es la realidad en la mayoría de las instituciones, con un enfoque orientado a facilitar la accesibilidad y flexibilidad para adultos trabajadores. Al mismo tiempo, la interacción sincrónica entre profesores y estudiantes a través de herramientas de videoconferencia es cada vez más común. La mayoría de los programas online disponen de interacción significativa con el profesorado e instancias de retroalimentación. Las carreras de pregrado concentran la mayoría de la matrícula online de colegios y universidades, mientras que los certificados y las nuevas microcredenciales son aún un segmento pequeño, aunque cada vez más popular (Selingo, 2017; Gallagher, 2019).

Respecto al perfil de los estudiantes online de pregrado, los datos del Departamento de Educación de EE. UU.  concluyen que existe una fuerte correlación entre el estudio a tiempo parcial y el estudio online (Campbell y Wescott, 2019), con una mayor proporción de mujeres que de hombres, y un mayor número de trabajadores a tiempo completo. También se identifica un mayor promedio de edad en los programas online: de todos los estudiantes universitarios de 30 a 39 años, casi una cuarta parte (23%) estudia un programa online. De acuerdo con el US News & World Report, la edad promedio de un estudiante de licenciatura online en EE.UU. es de 32 años, y que el 84% de los estudiantes online en el nivel de licenciatura trabaja actualmente (Friedman, 2017).

Estas mismas características se repiten a nivel de posgrado. Un análisis de 2016 realizado por Gallup (Busteed y Rodkin, 2016) indica que los estudiantes de programas de posgrado online tenían más probabilidades de ser empleados a tiempo completo y tener hijos.

Por último, en lo referente a la decisión de matricularse, la firma consultora Ruffalo Noel Levitz (2017) informó que los estudiantes online están más motivados por factores como la conveniencia, el horario y el ritmo flexible. Muchas otras encuestas han encontrado que la principal motivación de los estadounidenses para estudiar online se relaciona con razones profesionales, por ejemplo, ampliar su campo laboral, actualizar habilidades u obtener un ascenso (Clinefelter, Aslanian y Magda, 2019).

Temas: educacion, Noticias

Post relacionados

¿Cuál es la percepción de los empleadores sobre la formación online?

18-05-2020 15:14:50 | Darío Ledesma de Castro
¿Cuál es la percepción de los empleadores sobre la formación online?

Si bien hace algunos años los títulos obtenidos a través de modalidades online se enfrentaban a prejuicios asociados..

Leer Más